Una diva muy exigente

925

Organizar un concierto de Madonna no es tarea fácil. Alojamiento para sus treinta guardaespaldas, su chef, su entrenador de yoga o su propio acupunturista. Su habitación debe estar adornada de rosas de color rosa y lirios. Entre otras muchas exigencias.